lunes, 23 de marzo de 2020

DESPUÉS DE LA GRAN DIVISIÓN



Miro la calle quieta como al fósil flamante de la vida que perdimos. Bueno, un poco exagero. Pero es cierto que hay horas en que la cuarentena convierte a mi barrio en el diorama de una suerte de museo a cielo abierto. Un museo en el que no son los objetos sino las personas las que permanecemos en guarda. La pandemia impone esta inversión drástica del punto de vista: ahora son las máquinas, los pájaros, las plantas, todos esos seres que los museos nos enseñaron a considerar distintos y, por eso, subordinados a nuestra humana condición, aquellos que parecen estar en posición de examinarnos, catalogarnos y coleccionarnos como a hamsters histéricos atrapados en sus jaulas.

Detrás del falso dilema entre privilegiar a los públicos o a las colecciones, el museo organiza la silenciosa separación entre las personas y las cosas. Colabora en establecer la distancia, y el tráfico clandestino, entre dos nociones en apariencia triviales, cuya contraposición resulta, sin embargo, constitutiva de nuestra comprensión ordinaria del lugar que ocupamos en el mundo. Se supone que somos personas porque no somos cosas. Pero esa distinción no es para nada obvia en una sociedad en la que -alienación del sujeto y fetichismo de la mercancía mediante- tantos los humanos como las demás criaturas somos susceptibles de ser tratados como objetos en el proceso de producir bienes que, a través de su intercambio, parecen adquirir vida propia.

La gran fractura ontológica que separa a las personas de las cosas es ecuménica. Dentro de ella parecen caber todos los demás conflictos. Se diría que ese es nuestro oficio. Cada museo es un puesto de frontera montado sobre alguna de las líneas divisorias que configuraron el cambiante contorno de la vida moderna. Una institución a menudo edificada para prestigiar, o eufemizar, las jerarquías enredadas entre hombre y naturaleza, entre masculino y femenino, entre patrones y trabajadores, entre blancos y negros, entre metrópolis y colonias, entre heteronorma y sexualidades anómalas, entre vanguardia y tradición, entre alta cultura y culturas populares, entre mente y cuerpo, entre cuerpo y máquina, entre cuerdos y locos, entre sanos y enfermos, entre Estado y comunidades, entre elites esclarecidas y gente a esclarecer, en fin... entre todo aquel que alguna vez se arrogó el lugar de sujeto y aquellxs que fueron ubicados, uno tras otro, en el lugar de objetos del "conocimiento neutral" y la "acción civilizatoria".

No somos filósofos, pero alcanza con prestar un poco de atención al virus que nos mata y a los algoritmos que nos gobiernan para advertir que la ontología en la que se basan nuestros criterios para coleccionar, conservar y exhibir, o la distinción habitual entre museos de arte, de historia, de ciencias... no sirve más. Hace rato que lo sabemos. Y en cierto modo, se ha vuelto de rigor denunciarlo. Nuestros museos han funcionado durante demasiado tiempo como una institución en la que el saber se traduce en una solapada pedagogía de las formas de dominio. Sin embargo, los museos no son sólo eso. Son, además, lo que hacemos con eso. Una labor cuyo resultado suele ser mucho más modesto que nuestras bienintencionadas declaraciones sobre el tema.

Por cierto, Ferrowhite es menos contrahegemónico, menos decolonial, menos feminista, menos ecológico, menos queer y también menos poshumanista de lo que quisiéramos. La carrera de la corrección política la tenemos perdida de antemano. Formamos parte de un Estado y de una comunidad que a veces nos gustan y tantísimas otras veces no. Nos movemos dentro de un juego que no gobernamos. En el mejor de los casos, nuestro quehacer es táctico. El privilegio de la radicalidad sin concesiones queda para aquellos en posición de actuar atendiendo a la coherencia de ideales tan irreprochables como distantes de toda realidad. Ferrowhite nunca fue ese partido leninista, esa secta cristiana, ese grupo de artistas de vanguardia que a veces yo mismo desearía que fuera, y como tal, no goza del sentimiento de superioridad moral que asiste a los que se consideran mejores. Pero eso tal vez nos deja en no tan mala posición para pergeñar un museo que considere entre sus actores tanto a los pibes de las escuelas como a los cuises que merodean por nuestro parque, que ponga a conversar a los visitantes domingueros con algún vecino, pero también con un grano de soja.

A propósito de la soja: ¿En qué lugar de la antinomia entre naturaleza y cultura ubicamos a cualquiera de los miles de granos que encontramos tirados en el camino de entrada al museo? Esa semilla de leguminosa modificada genéticamente, patentada como el herbicida que fumigó los campos que la vieron crecer, tiene tanto para decir que nos obliga a repensarlo todo. Repensar el modo en que producimos y consumimos alimentos, el modo en que un país genera y ciertas clases acumulan riqueza, pero también la idea de que existe una naturaleza al margen de todo vínculo con nuestras sociedades, a la que sería deseable volver como a un paraíso perdido. ¿No será que chicxs, cuíses, granos, culturas, naturalezas, forman parte de un mismo artificio complejo que por el bien de nuestra supervivencia hay que reinventar?

Sugestionados por el temor, o la esperanza, de que tras la emergencia sanitaria el museo que conocíamos de memoria cambie su fisonomía para siempre, observamos sus salas vacías, y a los objetos en ellas, como a ejemplares de un orden arcaico. Pero en el espectáculo repentino de un mundo sin nosotros, no son las cosas sino nuestra certeza soberana de gobernarlas de pleno derecho la que se extingue, de a poco, apresada en el sopor de las horas iguales. Algo de esto saben los mecánicos ferroviarios, para quienes una locomotora fue siempre algo más que una simple máquina. ¿Seremos capaces de convertir a los museos en la sede de ese "parlamento de las cosas" que pedía Bruno Latour hace ya 30 años? ¿De transformar a nuestra humilde morada en ese "parlamento de los cuerpos" que imagina Paul Preciado? ¿Si existe una internet de las cosas, nos atreveremos a imaginar un populismo de los objetos técnicos? ¿Así como se nos hace necesario revisar la noción de comunidad, la idea de un museo "centrado en las personas", de un museo "más humano", no exigirá redefinir los conceptos de persona y de humanidad? ¿Serán los museos el lugar propicio para insistir con todas esas preguntas que quedan siempre un poco lejos de la agenda cotidiana?

Sí, un poco deliro.


Lecturas

Estos apuntes son una excusa para compartir mi entusiasmo de lego por algunas lecturas de cuarentena. Allá por 1991, Bruno Latour publicó "Nunca seremos modernos", un libro que anda dando vueltas por Ferrowhite en la traducción castellana que editó Siglo XXI, en 2007. En 2014, el filósofo italiano Roberto Esposito entregó a imprenta "Las palabras y las cosas" (Katz, 2016), un pequeño tratado que profundiza en la historia y en las consecuencias civilizatorias de la antinomia entre humanos y no humanos que yo apenas menciono. Esposito nombra con insistencia a Gilbert Simondon ("El modo de existencia de los objetos técnicos", Prometeo libros, 2007) y a Peter Sloterdijk ("Sin salvación. Tras la huella de Heidegger.", Akal, 2011, recopilación de ensayos de los que sólo tengo a mano "Reglas para el Parque Humano. Una respuesta a la “Carta sobre el Humanismo.”). Ninguno de estos textos trata explícitamente sobre museos. Sí lo hace Donna Haraway en "El patriarcado del osito Teddy. Taxidermia en el jardín del edén." (Sans Soleil ediciones, 2019), en el que la autora del célebre "Manifiesto cyborg" desmonta "el proyecto colonialista, racista y sexista" del Museo Americano de Historia Natural. Hace pocos días Alejandro Galliano publicó este artículo en Revista Panamá. Alejandro me parece un gran lector criollo de las discusiones sobre el futuro que se dan en otras latitudes.

viernes, 20 de marzo de 2020

CÓMO SEGUIR



¿Cómo seguir? Es una pregunta pequeña entre los interrogantes mayúsculos que abre la pandemia. ¿Cómo seguir con un museo cuya dinámica estuvo basada, hasta ayer, en la posibilidad de todos esos encuentros que la necesidad de preservar la vida suspende?

Porque necesitamos pedirte, ya lo escuchaste mil veces, que te quedes en casa. También nosotrxs estamos en ella, con un ojo puesto en la pantalla y el otro en la calle desierta, mientras la rueda que mueve al mundo cruje y, en parte, se detiene. Todo es bastante incierto. Y por eso, a pesar o en razón de que permanecemos inmóviles, todo parece poder pensarse de nuevo. ¿Seremos capaces de contribuir a esa tarea?

De momento, cuidarnos es también reinventar la trama de colaboración, saberes y afectos que conforma el patrimonio primario de esta institución. Eso que está detrás de las viejas herramientas que este museo conserva. O de aquellas que se inventa. Como esta sala inflable, que permite ver sin tocar, estar afuera y, a la vez, confinadxs, prototipo de un mundo sin derecho a roce, soporte de preguntas que no es posible poner en cuarentena.

martes, 17 de marzo de 2020

AVISO AL PÚBLICO


Con motivo de la emergencia sanitaria por el coronavirus (Covid-19), Ferrowhite comunica que permanecerá cerrado al público y se suspenden todas las actividades programadas hasta nuevo aviso.

CORONAVIRUS ⚠ EMERGENCIA SANITARIA BAHÍA BLANCA

📢 Nuevas medidas:

✔A partir de las 21 horas se cierran todas las actividades comerciales hasta el 31 de Marzo inclusive.

✔Quedarán abiertos al público después de las 21 horas hospitales, servicios médicos, farmacias, servicio de taxis y remises y estaciones de servicio (solo para expendio de combustible).

✔El servicio de delivery gastronómico queda permitido hasta las 23 horas.

✔El último recorrido de colectivos será el que sale de las cabeceras a las 22:30 horas.

✔El inicio de recorrido de colectivos es a las 5 horas.

✔Se dispone el cese total de las siguiente actividades comerciales: casas de fiestas infantiles, salones de fiestas, gimnasios, canchas de fútbol 5, canchas de fútbol amateur y natatorios.



💻 Más información y materiales para compartir en www.bahia.gob.ar/coronavirus


Por información, llamá al 148
Si tenés los síntomas, llamá al 107
Para hacer denuncias, llamá al 911

lunes, 16 de marzo de 2020

domingo, 15 de marzo de 2020

NADIE ES UNA ISLA

Nos quedamos sin inauguración, pero no sin muestra. Evitar la aglomeración nos recuerda, paradójicamente, que nadie es una isla. Que dependemos unos de otros para extremar los recaudos ante la pandemia, pero también para reimaginar las maneras de encontrarnos.

Así que acá les acercamos algunas fotos del montaje de "Territorios sensibles", la tercera muestra de "Isla Invisible", nuestro proyecto de residencias en las islas del estuario de Bahía Blanca. La exhibición reúne obras de Carolina Andreetti, Juliana Baez, Javier Barrio, Florencia Fiorini, Agustín Guaraz, Luciana Guizzeti, Eduardo Martins Cunha, Valeria Mussio, Carlos Mux, Francisco Panissoni, Leonardo Perrota, Fernando Sanchez, Sergio Smith, Juan Vargas y Julieta Zubiri quienes, en octubre de 2019, pasaron tres días en la Isla Bermejo y, a partir de esa experiencia, elaboraron los objetos, videos, escritos, fotografías, dibujos y canciones que forman parte de esta exposición de la que, en los próximos días, iremos compartiendo otros materiales.







Organizada por Ferrowhite, museo dependiente de la Secretaría de Cultura y Educación de nuestra ciudad, y la Reserva Natural Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde, "Territorios sensibles" cuenta con el apoyo de la Dirección de Turismo de Coronel Rosales, la Sociedad Escolar Alemana, la Universidad Nacional del Sur y el Consorcio de Gestión del Puerto del Bahía Blanca. Coordina este proyecto Agustín Rodríguez.

sábado, 14 de marzo de 2020

MICUCCI



"Estación Micucci", así llamamos a la réplica de la estación Ingeniero White realizada por Ernesto "Pupi" Micucci e inaugurada en nuestras salas, hace ya doce años. Ernesto falleció el viernes pasado. Nuestro recuerdo afectuoso para su familia y amigos.

http://museotaller.blogspot.com/2008/09/estacin-micucci-o-del-artesano-como.html

jueves, 12 de marzo de 2020

INAUGURACIÓN SUSPENDIDA


Con motivo de la suspensión de actividades de convocatoria pública dispuesta por el Municipio de Bahía Blanca con el propósito de prevenir la propagación del coronavirus (COVID-19), comunicamos que la inauguración de la muestra "Territorios sensibles", pautada para el próximo sábado, queda suspendida.

La muestra podrá ser visitada a partir del lunes 16/3.
Ferrowhite y La Casa del Espía continuarán abiertos, de lunes a viernes, de 9 a 13 hs.

martes, 10 de marzo de 2020

TERRITORIOS SENSIBLES


Este sábado, a las 17 hs., inauguramos la tercera muestra de Isla Invisible, nuestro proyecto de residencias en el estuario de Bahía Blanca.

domingo, 8 de marzo de 2020

CON ESTA ESCOBA BAILO YO



En Ferrowhite cada herramienta remite a un trabajo, pero también, podría pensarse, a una forma de huelga, a las distintas maneras de suspender la continuidad de un orden fundamentalmente injusto. El viernes, las mujeres que hacemos este museo agarramos la escoba no para barrer sino para examinar el mito de cenicienta, contar nuestra vida y la de nuestras madres, armar un aquelarre, recordar a las amas de casa que resistieron a escobazo limpio durante la huelga de inquilinxs de 1907, y también para bailar. Porque parar, en este 8M, es conectar rebeldías e inventar, juntas, nuevas maneras de movernos.





 














viernes, 6 de marzo de 2020

AL GRAN PUEBLO BAHIENSE, ¡FERROCARRILES!

Pedro Marto al comando de La Manifiesta durante la celebración por el Día del Trabajador Ferroviario que se llevó a cabo esta tarde en la Confitería de la Estación Sud.


lunes, 2 de marzo de 2020

MOVEMOS Y PARAMOS EL MUNDO

¿Qué puede una escoba? ¿Qué pasa cuando esa escoba sale de casa? ¿Qué sucede cuando entra a un museo? ¿Y cuando sale a la marcha?

En vísperas del 8M, nos volvemos a juntar para preguntarnos por todos esos objetos que usamos en el trabajo. ¿Será posible contar nuestras historias a través de ellos, imaginarles otros usos, transformar nuestras prácticas en herramientas de cambio?

(En la foto, Zoila Flores barre el patio de su casa con vista a la usina castillo).

domingo, 1 de marzo de 2020

DÍA DEL TRABAJADOR FERROVIARIO

El próximo viernes nos sumamos al encuentro que en la Confitería de la Estación Sud se realizará en conmemoración del Día del Trabajador Ferroviario, que se celebra hoy, 1 de marzo.

http://museotaller.blogspot.com/20…/…/ya-son-argentinos.html



🚂Celebración del Día del Trabajador Ferroviario🚂
Confitería de la Estación Sud
👉6 de marzo de 19 a 21 h.