jueves, 3 de abril de 2014

TE CANTAMOS LA JUSTA

Este domingo, a la cinco de la tarde, nos encontramos con Sarita Cappelletti en La Casa del Espía para dar comienzo al segundo año de "¿Lo decimos cantando?", el ciclo que reúne a esta legendaria maestra de música de Ingeniero White con sus alumnos de canto de toda una vida. Se anota para el arranque Raúl Alberto Leivar, más conocido como "Lali Delaocho".



UN ENTREACTO DE 30 AÑOS 

Tuvieron que pasar 30 años para que “Lali Delaocho” dejara de supervisar interruptores y líneas de energía de la privatizada Hidronor para comenzar a calibrar los vibratos de su voz. Nacido en Concepción del Uruguay, este litoraleño retomó contacto con el canto al enterarse del taller que Sarita Cappelletti coordina desde hace ya tres años en Ingeniero White. Hasta entonces, sólo cantaba animando encuentros familiares:

“Cantar es lo que más me gusta hacer. Me gusta ver las caras de la gente, viste que vos estás transmitiendo algo y te gusta verles la sonrisa”.

ALTA COMEDIA

Lali nos cuenta que a los 17 años participó de una compañía de teatro independiente dirigida por el padre del actor Guillermo Bredeston:

“Don Juan tenía una casona hermosa y ahí ensayábamos, nos presentábamos en todos lados. Trabajé con gente que después hizo teatro a nivel nacional; mayormente trabajábamos comedia, me citaban más que nada para hacer de payaso, yo nunca fui muy dramático”. 

Pregunta para el público lector: ¿Cuánto del clown reaparece en las expresiones del cantor?

CORRER LA CONEJA

La tarde del domingo 6 de abril, Raúl no sólo compartirá con nosotros su repertorio de tangos, sino también su exquisito Pâté de foie de lapin. Lali tiene su propia quinta en la que cría conejos es un maestro de la cocina, y no de los que ocultan el secreto de sus recetas:

“Picás cebolla con un poco de puerro, condimentás, cortás en trocitos los hígados de conejo y con un poco de manteca, los hechas a dorar a la sartén, cocinas todo ahí. Después lo triturás con una minipimer o algo así, y si te parece que sale muy fuerte, le agregás queso crema. Y listo, ya está el pâté. Es exquisito, todo el conejo es rico”.

¿PERO POR QUÉ LE DICEN "LALI DELAOCHO"? 

"Lali me decían de chico, por Raulito, y de la Ocho porque la calle en la que vivía en Concepción del Uruguay se llamaba “8 de junio”, que es el día en el que el Cabildo de esa ciudad reconoció al primer gobierno patrio."

Todo dicho. ¡Viva la patria! A cantar.