miércoles, 18 de marzo de 2015

DESORDEN Y PROGRESO

Bueno, claro, este museo es también, a fin de cuentas, un intento de orden. Una institución que responde al impulso, a veces contradictorio, de conservar ciertas cosas y, a la vez, de ponerlas a mano, de volverlas disponibles según cierta lógica.

Luego de la gira loca reparando carteles en estaciones ferroviarias, los últimos días los pasamos adentro, dedicados a la difícil tarea de fabricar espacio. Porque todo orden suele demandar lugar y ese lugar, cuando no falta de manera irremediable, hay que producirlo.

Así que acá van algunas fotos de nuestro último invento con maderas de obra que nos trajo la marea: el Ordenatutti, una biblioteca, mueble, estantería, artefacto -llámenlo como quieran-, "para dar estilo al caos".