miércoles, 25 de noviembre de 2015

UN MUSEO DE JUGUETE PARA LOS TRENES DE VERDAD



Mañana, junto al Museo del Juguete de San Isidro y la Agrupación Boletos Tipo Edmondson, ponemos en marcha "Qué rápido ruedan las ruedas del ferrocarril", una muestra itinerante de trenes de juguete preparada para circular por los vagones del ferrocarril real.

Este pequeño museo ambulante, compuesto por alrededor de 30 trencitos de distintas épocas, viajará circulando de vagón en vagón en el servicio de la empresa Ferrobaires que partirá este jueves, a las 19:45 hs., desde la estación porteña de Constitución con destino a la Estación Sud de Bahía Blanca. Luego, la muestra quedará en exhibición en las salas de Ferrowhite, donde se realizaremos un brindis inaugural el próximo domingo 29 de noviembre, a las seis de la tarde.

En nuestra colección minúscula cabe la historia de un país. O la historia de cómo ese país se soñó a lo largo del tiempo: trenes que acarrean frutas desde la Patagonia, trenes que transportan combustible de YPF, trenes llenos de pasajeros felices. Este es un museo con rueditas para llevar las reliquias del ferrocarril soñado hasta los pasajeros del ferrocarril actual. Y para jugar, porque de eso depende, en definitiva, nuestra capacidad para modelar el porvenir. Si tenemos éxito, puede que al cabo del trayecto ya no se sepa si viajamos en un tren de juguete o jugamos con un tren de verdad.

El proyecto fue premiado en "La coronación", concurso de innovación museológica que se llevó a cabo en el marco de "El museo reimaginado", un encuentro de profesionales de museos de toda América organizado por la Fundación Typa y la American Alliance of Museums el pasado mes de septiembre. Su realización es posible gracias a un subsidio de la Fundación Williams.

El proyecto cuenta con la participación de Daniela Pelegrinelli, Marcela Giorla, Fernanda Tolaba y Tomás Caruso, del Museo del Juguete, Patricio Larrambebere y Ezequiel Semo, de la Agrupación Boletos Tipo Edmondson, Analía Bernardi, Guillermo Beluzo y Nicolás Testoni, de Ferrowhite (museo taller), y la colaboración experta del vendedor ambulante en trenes Eduardo "Cacho" Ramello.