domingo, 24 de julio de 2016

IMPRENTA SALVAJE

Los libros que imprimimos ayer y hoy invitan a combinar dibujos. Pero fabricarlos, convertir al museo en esta imprenta salvaje, requirió también de un ánimo combinatorio. Ese que junta las manos de los chicos con las de los grandes, las de los pibes que vienen todos los sábados al taller con las de los que lo visitaban por primera vez y, claro, también las manos del equipo de Ferrowhite con las de sus socios de fierro (Ida, Jorge, Nenucha, Kathy, Zulema, Cacho, Camila, Sabrina… la lista, por suerte, crece). ¿Qué es un museo taller? La posibilidad sostenida de ese encuentro inesperado.