lunes, 13 de agosto de 2012

90-60-90

Las visitas escolares no paran ni con la helada. Con la vuelta a clases, recibimos a los alumnos de 2º año de la Escuela de Comercio de la UNS. Cuatro cursos, acompañados por las profesoras Patricia Jorge, Mercedes Paloto y Andrea Etcheverry, que vienen estudiando el proceso de reforma del estado iniciado durante el primer gobierno de Carlos Menem. 

Con los chicos recorrimos el parque del castillo para descubrir cómo las privatizaciones transformaron el espacio portuario: la constitución de Ingeniero White como un "puerto autónomo", la llegada de empresas transnacionales dedicadas a la exportación granera y a la producción petroquímica, el desguace de la usina General San Martín, el cercado del frente costero y el cierre de espacios de recreo como la playita del castillo, fueron algunos de los temas que guiaron nuestra excursión por La Rambla de Arrieta.

La entrada al museo estuvo marcada por una observación de Pedro Caballero: para entender lo que pasó en los noventa quizás haya que ir más atrás. Pedro contó una vez más cómo era trabajar en el Galpón de Locomotoras de Ingeniero White y señaló que la destrucción de los trenes no comenzó en los años 90’ sino que desde los 60’ se aplicaron medidas que nos terminaron dejando “en pampa y la vía”.

                                   

Estas visitas fueron una buena oportunidad para transformar a El Mecano de la Marea, el juego de construcción que estrenamos durante las vacaciones, en un útil de estudio. 63 botellas de aquarius sirvieron para improvisar una maqueta del Elevador Central con la que los chicos empezaron a hacerse una idea de los volúmenes que se manejan en este puerto. Usando como soporte la balsa de bidones, representamos la extensión de la red vial y de la red ferroviaria (hoy por hoy 70.000 km de carreteras contra 20.000 de vías). 

También comparamos estadísticas de exportación de 1969 y de 2011 para advertir, por ejemplo, que hace 43 años el principal producto que salía por Ingeniero White era el trigo en tanto hoy, por lejos, es la soja. Y nos llamó la atención que el volúmen total de los granos exportados aumentó muchísimo, de un millón y medio a ocho millones de toneladas, en tanto la mano de obra empleada en la operatoria portuaria disminuyó drásticamente. Cosas que te dejan pensando mientras suena la bocina del colectivo  que señala el retorno al aula.

No hay comentarios: