viernes, 2 de mayo de 2014

GUARDIÁN DE LA RÍA

Este domingo 4 de mayo abrimos la puerta de Casa del Espía para dar comienzo al segundo encuentro de “¿Lo decimos cantando?”, el ciclo que reúne a la pianista Sarita Capelletti con sus alumnos de canto de La Asociación La Siempre Verde. Esta vez, levanta la mano y pasa al frente Fernando “Pancho” Ramírez.



Pancho nació en Posadas hace 52 años pero desde hace ya veinte vive en Ingeniero White. Trabaja en la Prefectura Naval Argentina como controlador de tráfico de la ría. Además, es docente en el Centro Regional de Educación de Prefectura, donde instruye sobre seguridad marítima. Con guardianes como este, no hay buque que se desvíe.

Cuando estoy medio loco
Fernando escribe canciones desde los 17 años, pero tuvieron que pasar diez años más para que se animara a ponerles música. Alguna vez hizo un test vocacional y cuando le preguntaron ¿Qué tenés que ver vos con la música?” respondió:

Y yo cuando estoy medio loco, necesito música y si la puedo tocar junto a mi guitarra, mucho mejor. También escribo, pero muy para mí, es como un psicoanálisis. Escribo cuentos, prosa, poesía y por ahí a algunos le pongo música. Hasta ahora tengo 220 escritos.”.

¿Baladista o trovador?
Pancho nos contó que, a la hora de componer, prefiere la balada y la trova, dos géneros que reconoce, sin embargo, bien distintos:

La balada es más melódica, son más simples las notas y está orientada hacia la media naranja, hacia esa mujer que nos saca los sueños. El trovador es el que informa, transmite o denuncia algo. Yo tengo más de informar, más que nada cuando pasé por alguna situación difícil; hablo sobre el desánimo y la alegría, cuando hay algún error que se puede reponer y aparecen el cambio y la esperanza. Mi cabeza trabaja más en el tipo de mensaje, en mí, no busquen notas extrañas”.

En familia
Pancho se crió comiendo chipá y escuchando a abuelos, hermanos y primos tocar diversos instrumentos. Hoy, repite aquella costumbre junto a su esposa Mónica y a sus 5 hijos. Ninguno de los Ramírez quiere perderse los ensayos familiares.

Con mi familia nos juntamos a tocar y por ahí salen algunas cosas. Tenemos por tradición reunirnos dos veces por semana, los lunes para hablar de cosas de acá (señala su corazón) y los viernes para mirar una peli y hacer música. Yo saco la guitarra, el más grande enchufa el bajo, la nena arrima las letras que va a cantar, el tercero aún no se anima, es violinista de la orquesta escuela y prefiere leer partituras”.


Tracklist

“En esta presentación vamos a hacer un popurrí de cosas: algunos temas los voy a tocar con la guitarra, otros, para tranquilidad de los oyentes, van a ser con pistas. Voy a alternar ritmos, los tipos de mensajes, en ingles también voy a cantar. Mínimo 3 o 4 temas míos, va a haber repertorio de reflexión más que nada, va a haber trova, va a estar presente Silvio Rodriguez, va a haber folclore…un mix para sacarme las ganas”.