jueves, 31 de julio de 2014

VOLARE

Se viene el quinto encuentro de “¿Lo decimos cantando?”, el ciclo que coordina la legendaria pianista Sarita Cappelletti. La cita es el próximo domingo 3 de agosto. Desde Villa Don Bosco aterriza en la Casa del Espía José Guerrero, ex helicopterista que a sus 56 años decidió embarcarse en el viaje de la música.


Sarita dió en la tecla
Llegó al taller de La Siempre Verde sin tener mucha idea del estilo musical que le sentaría mejor. Pero parece que -una vez más-, la maestra Sarita dio en la tecla y José, de a poco, descubrió su estilo:
   “Uno tiene pudores y prejuicios incorporados, aunque no debería tenerlos, pero están. A esta altura de mi vida ir a hacer el ridículo y pasar vergüenza no me gusta. Pero como Sarita es una excelente motivadora, logró ver dónde podía estar sin que eso me costara mucha exigencia; me dijo muy didácticamente '¡vos, hacé bolero!' y eso me abrió las puertas para cantar otras cosas”.

En casa de José se escucha música todo el día. El asunto es compartir gustos en familia:
   “Y, mirá, María Luz hace teatro, Evangelina estudió música porque le encanta y cuando podemos armamos unos dúos de folclore o melódicos, a Pablo también le gusta la música pero tiene otro estilo, le encanta el reggaeton, yo estoy medio al margen de eso, pero trato de acompañarlo”.

Volver para contarlo
Uno de los capítulos ineludibles de la vida de José lo muestra como veterano de guerra de  Malvinas. La experiencia que allí vivió marcó un antes y un después en sus días:
  “En esta vida si hay algo que aprendí es que sólo me condiciona mi conciencia y mi conciencia me dice que soy ex combatiente simplemente por haber participado, más allá de las jerarquías y distinciones. Haber estado en Malvinas es un orgullo, no una satisfacción, y es una gracia de Dios haber vuelto y poder decirlo. El país me exigió arriesgar la vida y la puse. ¿Qué me devolvió a cambio? La gracia de volver”.

¿Vos qué querés ser?
Recordando, José habla de la importancia de asumir decisiones que a uno lo hagan feliz:
   “Treinta años atrás me hubiese gustado que me consideren un trabajador de la música, aunque es fundamental que se den varias causas para progresar. Te lo explico de esta manera: mi hija iba a estudiar contador, se había inscripto en la Universidad y todo y, a último momento nos planteó a mi esposa y a mí que quería estudiar actuación. De lo blanco pasó a lo negro y yo le dije, '¿vos qué querés ser?: ¿una triste contadora o una feliz actriz?'”.

¡Un aplauso para el asador! 
José se describe como un buen asador. Su especialidad es el pollo a la pizza. Así que antes de despedirse nos revela un par de secretos a la hora de preparar su plato preferido:

  “Me gusta mucho preparar dos platos: asado y pollo a la pizza, esas son mis especialidades. Igual cocino de todo porque me encanta hacerlo. Para que el pollo a la pizza te quede bien, tenés que ponerle de todo y que te salga bien dorado abajo, que eso es lo más complicado. Con cualquier guarnición que le pongas, con una porción quedas satisfecho”.