lunes, 5 de septiembre de 2016

CANCIÓN ANIMAL




Este año en el taller ¡Prende! nos propusimos dibujar animales. Nos interesan los animales de la ría, pero también los que encontramos por la calle, los que habitan en el patio de casa y los que viven en la imaginación. No los dibujamos como lo haría un naturalista experto, tampoco como artistas consumados. Si algo aprendimos observándolos es que para dejar huella hay que perder el miedo a meter la pata. Igualito a algunas especies, nuestros dibujos migran. Van del papel al vegetal, del vegetal al shablón y de ahí a la tela, la madera o el cartón. La serigrafía los multiplica. Transforma un flamenco solitario en toda una bandada. Así, nuestras criaturas de tinta viajan. Y nosotros con ellas. Las llevamos en remeras, libretas, cartucheras, y cuando otros se las llevan, con ellas se va nuestra manera de mirar el salvaje mundo que nos rodea.